3 (+1) claves para conectar con tus clientes gracias a la redacción persuasiva

Redacción persuasiva

Para ser visible en Internet debes pensar en SEO.

Es algo que ya sabes. Y en este blog hay artículos que te van a ayudar (y mucho) a escribir artículos y otros textos para trabajar tu marketing de contenidos siguiendo los criterios del todopoderoso Google.

Sin embargo, déjame hacerte una pregunta…

¿Para quién escribes?

Cuando redactas tus contenidos, también debes tener en cuenta que escribes para personas. Lectores y lectoras, como tú y como yo, que sienten emociones cuando leen.
Ser visible sin conectar con tus lectores no sirve de mucho, ¿verdad?

Imagina que tu mejor amiga te dice: “he descubierto una tienda de ropa increíble, te va a encantar”…

Sientes la emoción de ir de compras, de renovar tu armario. Pero cuando entras a la tienda, te das cuenta de que esa ropa no va contigo. Sí, es del estilo de tu amiga, pero no es para ti.

¿Cómo te sentirías?

Con la redacción persuasiva ocurre algo similar.

El SEO puede conseguir que tus contenidos se posicionen en los buscadores y lleguen a posibles clientes. Pero una vez hagan clic y empiecen a leer, tu trabajo consiste en conquistarles con las palabras.

Deben sentir que los contenidos que les ofreces están creados expresamente para ellos. Y, sobretodo, deben motivarles para que realicen una determinada acción (la que tú quieras).

Ésta es la finalidad de la escritura persuasiva, del copywriting.

En este artículo quiero mostrarte las principales claves para conectar emocionalmente con tus clientes, aprovechando todo el poder de las palabras.

¿Empezamos?

Sigue estos consejos y conquista a tus futuros clientes con textos persuasivos

Calve 1: Escribe de tú a tú

Cuando creas contenido, como hemos comentado antes, te diriges a alguien.

  • ¿Quién es esa persona?
  • ¿La conoces?
  • ¿Sabes qué piensa?
  • ¿Qué necesidades tiene?
  • ¿A qué aspira?

Si no conoces la respuesta a estas preguntas, entonces es muy difícil que puedas conectar emocionalmente con tu lector ideal.

¿Lector ideal? Sí, o cliente ideal, como prefieras llamarle.

Para crear contenido de calidad para tus clientes, lo más importante es tener definido a tu “cliente ideal”. Debes conocer, como si fuera un amigo de toda la vida, a esa persona.

Escribe siempre pensando en este avatar. Háblale de tú a tú, en singular, utilizando un tono amigable y cercano.
De este modo, cuando publiques contenido, se verá identificado y pensará que le estás hablando directamente.

Es probable que hayas leído ya algunos artículos en el que te cuentan cómo puedes definir a tu cliente ideal. Suelen pedirte que respondas a preguntas como estas:

  • ¿Es hombre o mujer?
  • ¿Edad?
  • ¿Dónde vive?
  • ¿Tiene hijos?
  • ¿De qué trabaja?
  • ¿Qué hace en su tiempo libre?
  • ¿Aficiones?
  • ¿Soltero, casado?
  • Etc.

Las respuestas a estas preguntas son importantes.

Pero lo son más las respuestas que hablan de su estado emocional. Los números y los datos están muy bien, pero necesitas saber qué piensa, por qué se comporta como se comporta y qué sueños tiene. Debes meterte en su mente para lograr entenderle, pensar como piensa y descubrir sus frustraciones y puntos de dolor más profundos.

Si lo consigues, marcarás la diferencia.

Clave 2: Humaniza tu contenido

¿A quién no le gusta que le cuenten una buena historia?

Las historias nos atrapan, nos cautivan.

Los seres humanos hemos contado historias desde que nos sentábamos alrededor del fuego, hace miles de años.

Contando tu historia vas a humanizar tu marca. Pero, además, vas a conseguir empatizar profundamente con tu audiencia. Porque es la vía para llegar a tus clientes y tocarles el corazón.

Usar el storytelling refuerza tu marca personal, te convierte en un profesional único:

  • Te diferencia de la competencia.
  • Te conecta directamente con las emociones de tu lector. Recuerda que, como he dicho en otras ocasiones, los humanos compramos en base a nuestras emociones y justificamos la compra con la razón.
  • Te convierte en el héroe de la historia.
  • Deja a tu cliente en cierto suspense (quiere saber más), como hacen los capítulos de las series de más éxito. ¿Te suena Juego de Tronos?
  • Acepta múltiples canales: texto, vídeo, audio, email… Así que puedes utilizar aquél en el que te sientas más cómodo.

Para contar una buena historia, debes basarte siempre en hechos reales. Narra tu transformación, todos las tenemos y ten en cuenta que para armar una buena historia necesitas estos elementos:

Drama: una buena historia necesita un conflicto y una resolución. Después del misterio aparece la revelación. El personaje de la historia, tú, debe contar abiertamente su problema. Superando una serie de contratiempos, con altos y bajos, finalmente el protagonista se convierte en un héroe. Ahora es un ejemplo a seguir.

Cercanía: cuanto más familiar y cercana sea la historia, más poderoso será su efecto. Intenta que el lector se identifique contigo, al menos en algún momento del relato.

Simplicidad: una narración simple es muy poderosa. Elimina todo lo que no sea necesario en la historia.

Veracidad: la historia, obviamente, debe ser verdadera. Puedes incluir alguna pequeña licencia poética para aumentar el drama, si cabe. Pero los hechos que cuenten deben ser ciertos. De lo contrario, perderás credibilidad como profesional.

Héroe: si quieres que se sumerja en la historia que cuentas, el lector debe identificarse con la situación a la que se enfrenta el protagonista. Ha de comprobar que el narrador supera los desafíos. Pero no dejes todos los cabos atados, deja alguno suelto. Así, el lector los unirá por sí mismo y se involucrará todavía más en tu historia y se sentirá inteligente. Este último aspecto reforzará sus sentimientos positivos acerca de tu marca.

Confianza: el lector debe confiar en el narrador. Cada lector leerá o escuchará tu historia desde su prisma, desde la percepción subjetiva que tiene sobre ti. Por este motivo es esencial que labres una relación de confianza con tu audiencia.

“Ser persona es tener una historia que contar”, decía Isak Dinesen (pseudónimo de Karen Blixen, escritora danesa de primera mitad del S. XX).

¿Cuál es la tuya?

Clave 3: Tu cliente necesita que le hables de beneficios

¿Cuentas cómo es tu servicio / producto o explicas directamente a cómo puede mejorar la vida de tu cliente?

Este es un ejercicio fundamental a la hora de vender. Porque todas decisiones de compra tienen una gran influencia emocional. Irracional.

Las personas racionalizamos nuestras decisiones de compra basándonos en hechos (calidad, precio, durabilidad, material, etc).

Pero decidimos comprar basándonos en los sentimientos y las emociones que nos evoca aquello que vamos a adquirir.

La solución a aplicar en tus textos es sencilla: haz un listado de los beneficios que aportan tus servicios o productos a la vida de la persona que te compre y después escribe textos estratégicos que vendan esos resultados finales.

Puede parecer que es más fácil hablar de características que de beneficios.

Seguramente es verdad, porque para hablar de resultados emocionales debemos pensar un poco más.

Pero vale la pena.

Es mucho más efectivo.

Encuentra ese gran beneficio que obtendrá tu cliente y cuéntalo con detalles en tus textos. De esta forma, tu lector pensara: “esto es para mí”.

Para hacerlo, puedes seguir estos pasos:

  • Transforma características en beneficios.
  • Descubre las necesidades de tus clientes.
  • Describe los beneficios e incorpora los valores de tu marca.
  • Aporta argumentos para que tus clientes se aseguren de que eres la mejor opción.

Una clave más: demuestra lo que sabes

Decir que eres el mejor en tu campo o que tu experiencia te avala no genera confianza, aunque creas lo contrario.

Los textos de tu Web, los artículos de tu blog y tus contenidos de marketing en general deben ayudarte a convencer a tu audiencia de que eres un experto en tu sector.

Gracias al contenido que creas podrás exponer tu sabiduría. Y también tu experiencia.

En este sentido, es mejor demostrar que decir.

Una de las estrategias más efectivas para seducir a tu audiencia es utilizar lo que se conoce como prueba social. Comparte artículos que hayas publicado en otros blogs, posibles apariciones en prensa, número de clientes satisfechos, etc.

Lo importante aquí son las “pruebas”.

Además, utiliza también todo el poder de los testimonios. Deja que tus clientes hablen por ti y cuenten los beneficios que han obtenido trabajando contigo.

Es mucho más efectivo venderte por boca de otras personas que por la tuya propia.

 

Consigue gratis la Guía para redactar títulos persuasivos en tu web

 

Si aplicas las 4 claves de este artículo a la hora de escribir tus contenidos vas a conseguir una conexión más genuina con tu público.

Para seguir profundizando en la ciencia y el arte del copywriting te invito a descargarte gratis la Guía de Títulos Para la Página de Inicio de tu Web, en la que te cuento 10 secretos de redacción persuasiva para que tus contenidos sean irresistibles para tu cliente ideal.

¿Qué clave te ha resultado más interesante?

¿Aplicas estos conocimientos a tus contenidos?

Me encantará leer tus comentarios aquí debajo.

¡Gracias!

¡Compártelo!Tweet about this on Twitter3Share on Facebook1Share on Google+0Share on LinkedIn0
Ernesto Ortiz

Autor: Ernesto Ortiz

Copywriter Web. Ayudo a Profesionales del Desarrollo Personal y del Bienestar a atraer, seducir y convencer a sus clientes utilizando la escritura persuasiva. Aplico técnicas de copywriting en su comunicación. Descarga mi guía gratis para escribir títulos persuasivos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *