Cómo organizo mi jornada de trabajo como mamá y redactora freelance

Mamá y redactora freelance

Si eres un trabajador autónomo o como se dice hoy en día freelance -porque parece que suene como un poco más finito y moderno- sabrás que la disciplina y la organización son elementos esenciales para poder sacar adelante tu día a día. Si es así, mi caso como redactora freelance no es muy distinto al tuyo.

El único extra que se suma a mi día a día y que me “complica” un poco más la cosa -aunque yo no lo considero una complicación sino más bien el pequeño motor que me da fuerzas- es que además soy mamá.

Por tanto, necesito compatibilizar mi tiempo de trabajo con el cuidado de mi hijo. He de confesar que no es tarea fácil, pero no por ello resulta imposible.

Y aunque a veces me toca hacer encaje de bolillos. Aquí sigo. Sacando adelante mi trabajo y atendiendo al peque (casi) siempre que lo necesita -que una no es perfecta-. ¿Quieres saber cómo me organizo? Pues no te pierdas este post.

Quiero compartir mi rutina de trabajo como madre autónoma por si estás en la misma situación que yo, trabajando desde casa y cuidando a tus peques a su vez.

Si tu también eres una de esas madres trabajadoras valientes -o por supuesto, padres trabajadores que desarrollan su trabajo en casa compatibilizándolo con la crianza- y necesitas inspiración para llevar a cabo una gestión eficaz del tiempo aquí te explico cómo me apaño por si te puede servir de inspiración para ayudar a organizarte, o cuanto menos… para saber que no estás sola y que hay más mamis en tu situación.

Cómo organizo mi jornada de trabajo como redactora y madre autónoma

 

 icon-home De 8-8:30 a 10-10:30 de la mañana: Me levanto, me aplico una versión mínima de aseo y me siento a trabajar. Sí, ya ves que me pongo manos a la obra sin un triste Cola Cao en el cuerpo, pero es lo que hay. No quiero desaprovechar ni un segundo mientras el pequeñajo duerme. Invierto los primeros 20/25 minutos en repasar la agenda, organizar tareas del día, ver si hay momentos clave (como entrevistas o reuniones), consultar e-mail, preparo algún presupuesto y dar un rápido repaso a las redes sociales. Seguidamente, me pongo con los encargos que haya. También aprovecho para hacer llamadas importantes.

…………………………………………………………………………………….

icon-home De 10-10:30 a 11:00 aprox.: Cuando el pequeño está de levante finaliza el primer tramo horario de trabajo, como comprenderás varía cada día. Le doy los buenos días, holgazaneamos/jugamos/wasapeamos al papi incluyendo selfie mañanero para dar los buenos días durante unos minutos en la cama. Tras este pequeño break que me anima un montón bajamos a desayunar -no es que me baje al bar, es que vivo en un dúplex-. Vasito de leche, tostadas y papilla mientras vemos la Patrulla Canina, Ben y Holly o lo que echen en el Clan ese ratico. Mientras el pequeño acaba de ver los dibujos de turno suelo aprovechar para hacer el primer plato de la comida y programar alguna lavadora.

…………………………………………………………………………………….

icon-home De 11 a 11:30: Vuelvo a mi mesa de trabajo y me llevo al peque conmigo, que se muestra encantando de poder jugar con los bolis y los papeles, los cds que no uso o los periódicos viejos. Éstos son mi aliados para que aguante entretenido durante esta media hora en la que yo reviso de nuevo el e-mail, las redes y hago alguna llamada -de las sencillas para acordar reuniones o puntualizar algo de algún encargo-. Si el peque no aguanta con esos “juguetes” improvisados acaba sentado sobre mi luchando por teclear en el ordenador mientras yo hago alguna anotación o termino de revisar materiales.

…………………………………………………………………………………….

icon-home De 11:30 a 12: Toca arreglarse un poco -sí, hasta ahora íbamos en pijama o si he sido generosa, en chándal-. Visto al peque primero y mientras juega o baila con la radio me ducho y me adecento yo.

…………………………………………………………………………………….

icon-home De 12 a 13:15: Salimos a la calle bien sea a comprar, al parque, a dar un paseo o a los recados que necesite hacer. Ahora en verano suelo aprovechar que el papi llega sobre las 12 a casa y nos vamos a la piscina.

…………………………………………………………………………………….

icon-home De 13:15 a 14:30: Es el rato de comer, fregar platos y recoger cocina (si he puesto la lavadora, pues tiendo la ropa).

…………………………………………………………………………………….

icon-home De 14:30 a 17:30-18 horas: Vuelvo a la carga con el trabajo mientras es el papi el que se queda con el pequeño. Suelen jugar un rato y luego se echan la siesta juntos. Sobre las 16:30, mi marido se va a trabajar -horario de verano-, es el momento en el que conecto el vigilabebés para tener controlado a mi hijo.

…………………………………………………………………………………….

icon-home De 17:30-18 a 21: De nuevo, el levante del peque marca el final de mi horario de trabajo. A partir de entonces toca merienda, juegos, calle, piscina,… Depende del día. Si el papi llega de trabajar a buena hora (7 u 8 de la tarde) y me queda alguna tarea de trabajo urgente pendiente de acabar me pongo a ello, y si no… pues nada, sigo con el pequeño.

…………………………………………………………………………………….

icon-home De 21 a 23:30: Toca cena, fregoteo y recoger cocina. Si acabamos pronto, mi marido se ocupa del pequeño y yo  aprovecho para dar una barrida y una fregada al suelo, limpiar el aseo, plegar ropa y poca cosa más -a veces plegamos ropa los tres a la vez, imagínate como acaba la cosa-. La verdad es que no tengo mucho tiempo para la casa entre semana. Por ello, solemos aprovechar el fin de semana. No obstante, tengo bien presente cual es mi lista de prioridades encabezada por mi familia, por lo que no me agobio si hay juguetes por el suelo, polvo en los muebles o ropa por plegar. Una vez acabo, me subo a la cama y aprovechamos los tres para ver la tele, contarnos cosas o jugar un rato hasta que todos duermen. Si tengo un momento de inspiración o si tengo un trabajo urgente suelo trabajar una o dos horas por la noche -que en verano se está muy a gusto con la fresca que entra por la ventana- y si no, pues… ¡hasta mañana!

Mamá y redactora freelance

Como ves mi hijo es la versión mini de la bella durmiente. En ese sentido, he tenido mucha suerte ya que he podido organizar mis horarios en buena parte aprovechando sus horas de sueño. De momento no va a la guarde. Tiene 16 meses actualmente. He pensado en llevarlo en septiembre cuando se inicie el nuevo curso. Sin embargo, como me organizo muy bien con él y quiero evitar costes innecesarios, tal vez lo lleve más adelante o espere hasta el siguiente curso para llevarlo.

Todavía tengo que darle al coco…

Esta rutina puede variar de acuerdo a distintos factores. Ya te he dicho que yo adapto mi horario de trabajo a las necesidades de mi hijo. Por tanto, si está malo, si tengo visita en el pediatra o si algún día él está mas raro y pide más mimos o atenciones, pues reorganizo horario o recupero el tiempo durante los fines de semana.

Esto es lo que me funciona hoy en día. No quiere decir que esto mismo me funcionase hace unos meses cuando era más pequeño y tuve que tirar de fular portabebés mientras trabajaba -¡esa era la única manera de hacerlo!-, o que me funcione de aquí a unos meses cuando crezca. De modo que andaremos y veremos, adaptándonos a las nuevas situaciones que puedan surgir.

Esto de trabajar desde casa puede parecer la leche, pero he de decir que no es fácil ni sencillo. Hace falta mucha disciplina y voluntad. Pero no cambiaría esta situación por nada del mundo.

Trabajar como madre autónoma y desde casa ha llevado mi conciliación familiar y laboral a un gran nivel. Soy yo la que organiza mis horarios adecuándolos a las necesidades de mi hijo pudiendo estar con él en su día a día viéndolo crecer feliz, que es lo más satisfactorio del mundo mundial.

Espero que este post te sea de utilidad o por lo menos te ayude a saber que hay otras madres trabajadoras como tuú que pelean cada día para lograr hacer un poquito más fácil eso que ahora está tan de moda llamar conciliación familiar y laboral y que tan difícil resulta en las mayoría de las ocasiones.

¿Estás en la misma situación que yo?

¿Cómo te organizas?

¿Algún consejo?

¡Espero tu comentario y no te olvides de compartir! Gracias por pasarte por aquí 😉 .

 

Opt In Image
ÚNETE A LA COMUNIDAD Y DESCARGA GRATIS:
El Checklist definitivo para redactar posts optimizados para SEO

* Descubre las claves para optimizar tus entradas de blog.

* Comienza a escribir textos que te ayuden a posicionar desde ya.

* Todo lo que necesitas saber en una sola lista.

¡Compártelo!Tweet about this on Twitter3Share on Facebook4Share on Google+1Share on LinkedIn0

Sobre nosotros Isabel Conesa Magallon

Calandina de nacimiento, redactora freelance de profesión, historiadora de vocación y mamá por definición. Me he especializado en la redacción de contenidos para páginas web con el objetivo de lograr aumentar la visibilidad, mejorar el posicionamiento en buscadores y atraer clientes . Mis claves son no dejar nunca de aprender y sobre todo disfrutar y amar lo que haces.

4 comentarios

  1. Muy buena organización te deja el peque 🙂

    Yo también soy madre trabajando desde casa y con un peque de 10 meses, es complicado, pero merece la pena. Elegir este modo de vida y poder conciliar la vida laboral y personal aunque con mucha lucha merece la pena.

    • ¡Hola Rosario! Pues la verdad que no me quejo, gracias a que es muy dormilón. Ya sabes lo que cuesta sacar adelante el trabajo con un pequeño entre piernas. Sin embargo, como bien dices, merece mucho la pena. Para mi es gratificante poder estar en casa trabajando junto a mi pequeño, sabiendo que me tiene para lo que necesite. ¡Ojalá pueda llevarlo adelante durante mucho tiempo más! Muchas gracias por tu aportación 🙂

  2. ¡Excelente! Gracias por compartir. Ese peque si que es colaborador con ese horario 😉 (Un poquiiiito de envidia porque el mio se levanta a las seis en punto).

    • ¡Hola Carmen! La verdad es que hasta el momento he tenido suerte con sus rutinas de sueño. Espero que duren… jejeje. Al final, cada niño es un mundo y hemos de adaptarnos a ellos. ¡Gracias por pasarte y comentar! Un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *